Nuestra historia

¿Por dónde empezar? Han pasado 16 años ya desde que Martín le pidió a una amiga que viajaba por el Río de la Plata que le trajera una maleta llena de alfajores. Era el año 2001 y en Lima no se vendían alfajores como los que siempre había comido de niño y es que en Tinkay somos Peruanos de nacimiento, pero también venimos de lejos.

A regañadientes llegó el envío y sin pensarlo dos veces se asoció con Irma, la señora que tenía el kiosko frente al edificio donde en esa época él hacía  prácticas de trabajo, para que los venda ¿y qué creen? ¡Los alfajores se vendieron en 3 días! Al toque se puso en contacto con algunas empresas Uruguayas y Argentinas para ver si los importaba, pero por esa época el Río de la Plata andaba complicado y las empresas no estaban pensando en exportar sino en sortear la crisis. Como cambian los tiempos.

Martín se olvidó del tema y por esas vueltas hermosas que da la vida terminó trabajando en Indonesia, así como lo leen. Pero la que no se olvidó del tema fue Yenny, la mamá de Martín, que recordaba las recetas que hacía de pequeña en la casa de su tía abuela cuando vivía en Uruguay. De eso había pasado un cierto tiempo y habiendo vivido ya muchos años en Perú, amando la cocina como buena peruana que ahora se siente que es, se le ocurrió empezar a experimentar y mezclar las recetas que había aprendido por aquí con las de por allá.

Ella hace unos postres delicioso valgan verdades, pero también es increíblemente perfeccionista. Dale que dale probaba y probaba las recetas y mientras tanto todos en la casa comían felices alfajor tras alfajor. Martín se la perdió porque vivía lejos y sólo podía comerlos cuando venía de visita, pero Mariana, su hermana, ya no podía más con la tentación. Luego de varios años de pruebas,  alfajores regados por todos lados en la casa (“¡Dejen que se seque bien el chocolate!” decía siempre Yenny) y lograr que todos les salieran iguales, un buen día  Mariana dijo “¡Basta de pruebas mamá! Es hora de salir a vender”.

Sin pensárlo mucho agarró los dos tuppers más grandes que había en la casa, los llenó de alfajores y se los llevó a su oficina. También esta vez los alfajores volaron en un santiamén y para el día siguiente había muchos pedidos. Esto motivó a Yenny  y comenzó a pensar cómo hacer para no vender solamente en oficinas y por medio de amigos y amigas sino en tiendas y muchos otros lugares.

Fue así que mientras preparaba los alfajores que le pedían, empezó a tocar muchas puertas para conocer cómo es que se empacan productos para que duren más tiempo, mandar a imprimir bolsas con la marca que ella quería, hacer los miles de miles de trámites que hay que hacer para poder cumplir con las leyes y todo lo que implica mandarse en un proyecto grande y hermoso, el proyecto que soñaba.

Martín finalmente volvió de vivir lejos y sorprendido con todo el avance que había logrado su mamá desde cero  conversaron un día sobre ayudar con la parte de los números y cómo calcular esas cosas que él había aprendido en la universidad. Entonces se asociaron y se sentaron a hacer números, ver qué tenían que hacer, dónde venderían y otras muchas cosas. Los alfajores eran (y son) buenazos y mucha gente ya los pedía para sus reuniones y eventos. A Yenny no le alcanzaban los días para cubrir todos los pedidos.

Entonces llegó Rafael que durante 5 años amasó todos y cada uno de los alfajores en la cochera de la casa de Yenny. Al comienzo Martín salía en bus con canastas de mercado, esas de paja grandes, repletas de alfajores y vendía en cuanto kiosko, colegio o bodega encontraba. Pero después de 8 meses de andar caminando ya se necesitaba comprar un auto para repartir. Así llegó la primer camioneta de reparto. Luego llegaron clientes más grandes como los supermercados y estaciones de servicio y comenzó a crecer el negocio. LlegaronTatiana, Victor, Nancy, Gisela, Miriam, Wilmer, Ana, Verónica y mucha más gente que los ha acompañado en este hermoso emprendimiento.

Millones de alfajores más tarde, estan aquí con la misma pasión y cariño que cuando Mariana vendió esos primeros alfajores en su oficina. Se ilusionan al saber que cuando alguien se come un Alfajor Tinkay, de pronto aparece una sonrisa y les permiten compartir un delicioso momento a la distancia. También cuando les regalan algo delicioso a las personas que quieren y ellos son un vehículo para repartir esa energía hermosa por muchos lugares.

Tinkay, deliciosos momentos contigo

Novedades

Tenemos una nueva página web, es una gran novedad : )
Pero vamos con paciencia que la ruta es larga, ya les contaremos más cosas dentro de poco

Productos

Nuestra caja de regalo con 3 Alfajores Tinkay Chocolate de 50 gramos y 3 Alfajores Tinkay Vainilla de 50 gramos (Peso Total 270 gr). La vestimos bien elgante para quedar siempre [email protected] donde la lleves.
Pídela como caja FT1
Así se ve cuando la abres. Nos pareció hermoso decorarla por dentro también  ya que eso es siempre lo más importante : )

 

 

 

 

 

La cajita Mini Tinkay Vainilla. Vienen 5 alfajores Mini de 25 gramos (Peso Total 125 gr). Es ideal para cuando quieras darte un gusto y compartir con tus [email protected]
Pídela como caja CT2
La cajita Mini Tinkay Chocolate. Vienen 5 alfajores Mini sabor chocolate de 25 gramos (Peso Total 125 gr). Esta tam-bién puedes compartirla o comértela toda tu [email protected]… no le vamos a decir a nadie.
Pídela como caja CT2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El display con 12 unidades de Alfajores Tinkay Chocolate de 50 gramos (Peso Total 600 gramos) es para [email protected] [email protected] [email protected] Recomendamos comerla por partes y nunca más de uno por día. Claro que también la podemos haber pensado para las bodegas, estaciones de servicio y todos los que nos ayudan a que estemos más cerca.
Pídela como caja DT3
Igual que la anterior, pero con 12 unidades de Alfajores Tinkay Vainilla de 50 gramos (Peso Total 600 gramos). Una vez nos dijeron que el alfajor de vainilla Tinkay es el único alfajor que se puede comer mientras manejas y no te en-sucias nada porque el baño no se cae encima de la ropa. Nunca lo habíamos pensado, pero queda.
Pídela como caja DT2